Once Upon a Time in Hollywood (2019) de Quentin Tarantino

Brad Pitt y Leonardo Di Caprio, los actores de nuestra contemporaneidad viajan a una época de sol, colores brillantes y autos lindos. Viajan hacia la edad dorada de hollywood, del cine que volvió loco a Tarantino, sus libros de caballería. Y si Tarantino es un Don Quijote contemporáneo es necesario para apreciar su filmografía entender cómo dialogan los códigos de lo genérico y lo que fundamentó parte de su estilo, el concepto de Pastiche. En la brillante Kill Bill se puede apreciar la intención de Tarantino de llevar los elementos que ya vimos en películas de genero aceptando su código, pero llevadas a un punto extremo, al punto de evidenciar la artificialidad, lo absurdo. Algo parecido sucede en esta película. Por qué las referencias y estéticas del cine clásico funcionan mas que nada como una contextualización, pero la puesta en escena, los diálogos y la caracterización de los personajes comparten mucho más con las particularidades del cine de hoy en día. 

La devoción Tarantinezca al western, continua un camino que atravesó la mitad de su filmografía. Y es importante que el personaje Rick Dalton sea una estrella del genero que encontraba su ocaso en los 60. No por que este acabado, sino por estar ante un proceso de metamorfosis. Y es importante para Tarantino mostrar ese cambio a través de la crisis que tiene el actor Rick Dalton, por pensar que su carrera de actuación estaría a prueba. El personaje de Al Pacino advierte que ponerlo en el papel de un villano es la estrategia para ir sacándole el estrellato, pero Dalton continua haciendo un esfuerzo por hacerse valer como actor. Se puede pensar un paralelo entre esta historia y lo importante que es en la filmografía de Tarantino el rol del antagonista. Y como siempre fueron componiendo los personajes mas interesantes, con las actuaciones más memorables. Ademas de contraponer las estéticas de Western, nos traslada a otros lugares comunes mediante su herramienta más poderosa, el diálogo. La escena que Rick mantiene con la niña actriz, un adulto sensible interpelado por un a niña inteligente, nos traslada a esa ternura imperosa propia de película de Disney. Y por si fuera poco, Tarantino no nos deja dudas, trayendo a cuentas la mismísima referencia. 

El personaje de Brad Pitt, se puede pensar también cómo un reflejo de lo que ya vimos una y otra vez en el cine contemporáneo. El hecho de arreglar una antena en el tejado luciendo sus abdominales, o soltando un comentario chistoso mientras una ambulancia se lo lleva, es parte de concentrar en Cliff ese tipo de personaje del que tantas películas comerciales abusan. Todo lo amistoso y fiel que se nos muestra con Rick o su perro, esconde también una historia sobre un pasado cruento. Y es que Cliff Booth encierra nada más y nada menos que la tesis misma que los secuaces de Manson formulan, que el cine estuvo siempre lleno de estos personajes que consiguen todo lo que quieren mediante la violencia.

 

Cuando Cliff llega al Rancho Spahn, un antiguo set de locaciones para western abandonado, se encuentra con la familia Manson, y aquí Tarantino empieza a jugar sus cartas mas efectivas. Cualquier persona que conozca a fondo la historia de ese clan, podría suponer que Cliff no saldría vivo de ahí. Y es que toda la secuencia en la que se aproxima a la cabaña donde se encuentra Bruce Dern, se siente lenta y pesada con su adecuado suspenso. Pareciera que, al igual que la escena representada del piloto de Rick Dalton, por un momento la película perdiera su hilo y estuviéramos viendo otra. La escena del Rancho representa la concepción moderna, en lo que derivo el western, y no solo por qué sea el lugar donde en algún momento se filmaba en su apogeo. El espacio del desierto, las casas abandonadas, la basura y los personajes silenciosos con aspecto macabros que allí viven, son filmados con ese aire de thriller del que se hacen muchas películas de los últimos años. Y el personaje de Tex, que con un motivo musical es alertado sobre Cliff y agita las riendas de su caballo con fervor para galopar al rescate de su gente, llega demasiado tarde. El clásico y climático duelo, no llega a efectuarse.


Lo primero que salió a la luz sobre esta película, hace ya unos cuantos años, fue que iba a tratar sobre los crímenes de Charles Manson (personaje que solo aparece en una escena y de muy corta duración). Tarantino una vez más nos condujo por una historia verídica, sumándole sus propios personajes y cambiando el destino de los verdaderos. Pero es muy diferente la sensación que nos deja el climax de Once Upon a Time in Hollywood al de Inglourious Basterds. Por qué en la ultima, lo que vemos es una venganza, no hacemos reparo sobre esa escena del cine prendido fuego como una alternativa a la historia inevitable, es decir, no lo pensamos como algo que pudo ocurrir. Los atroces asesinatos en la residencia de los Polanski dejaron una marca profunda en la sociedad hollywoodense. El hipismo, embanderado en la paz y el amor, vio su lado mas oscuro, y el consumo de drogas en la comunidad ya no seria igual. Tarantino no se priva de mostrarnos la brutalidad y el salvajismo de los asesinatos, solo que son los mismísimos perpetradores los que los padecen. Lo que vemos es una realidad alternativa, donde la belleza del cine, representada por Sharon Tate, sigue viva e intacta. Cliff Booth se aleja en una ambulancia y Rick Dalton consigue entrar a la casa de los Polanski, hacia un futuro incierto, pero prometedor.


La reflexión final nace de la diversidad de criticas que surgieron de esta película. Analizando la puesta en escena se puede extraer mucho contenido, pero también es pertinente pensar que Tarantino es un director con mucha trayectoria y que no se priva de filmar sus gustos personales, sus fetiches con pies, sus marcas inventadas y referencias a su culto de películas. Si efectivamente Quentin es un Don Quijote cinematográfico, vemos el fruto de una locura que se  puede traducir naturalmente en genialidad. A lo mejor, es un poco de ambas, y nosotros unos simples campesinos que podemos entrar o no en la fantasía del cine. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s